Geodomus… Habitar la Tierra en armonía…

Arquitectura & Feng Shui

arquitectura y feng shui

De acuerdo a los fundamentos del Feng Shui, la mejor manera de definirlo es decir que se trata de una ciencia natural holística milenaria proveniente de China que integra a todas las ciencias en un solo conocimiento con una base teórica común. El Feng Shui desde una mirada más racional, depurada de toda connotación mágica y supersticiosa, vemos que en sus tratados originales contenía detalladas observaciones sobre la topografía, la forma del curso de los ríos, y las localizaciones favorables y desfavorables para las construcciones. Estaba orientado esencialmente a mejorar la relación del hombre con su entorno y a mejorar su calidad de vida. La armonía que propone el Feng Shui surge del diálogo que establecemos diariamente con los espacios donde vivimos y trabajamos, de la experiencia física y emocional que este espacio genera en nosotros. Todo esto es lo que la liga muy íntimamente con la arquitectura, el urbanismo y la naturaleza.

feng shui varias

Cuando comencé a estudiar este maravilloso arte – ciencia, en el año 1997, mientras más investigaba en libros e internet fui reconociendo que muchas cosas que allí se planteaban yo ya las aplicaba en mis proyectos de arquitectura de una manera más intuitiva y condicionada por supuesto con mi preparación en la facultad de arquitectura, con una observación aguda y crítica y por sobre todo por mi gran amor y admiración por la naturaleza.

A pesar de que el Feng Shui es milenario (China hace más de 6.000 años), llegó a nuestro conocimiento, por medio de la publicidad de grandes tiendas asociándolo principalmente a la decoración, y nos dejó en un comienzo la idea de que se trataba sólo de una moda o estilo decorativo, pero la verdad es que es muchísimo más que eso, el Feng Shui es una herramienta imprescindible para los arquitectos, decoradores y diseñadores en general que permite manejar conscientemente aquellos estímulos sensoriales (energías sutiles) que recibimos de los espacios y elementos configurantes; sus colores, formas, materialidad, niveles de luz (natural), ventilación, etc. y donde desarrollamos nuestra vida o trabajo, espacios interiores donde pasamos un 80% de nuestro tiempo y por lo tanto condicionan nuestro estados anímico, nuestra vitalidad, nuestro relacionamiento con los demás, nuestra salud y por todo esto, nuestra prosperidad y productividad.

La idea de aplicar la Técnica oriental del Feng Shui en el diseño arquitectónico, sea de caracter habitacional, comercial, educacional, de salud, empresarial, etc. es para lograr optimizar el flujo de las energías y crear espacios más armónicos lo que a su vez, no necesariamente es sinónimo de incorporar elementos orientales en los proyectos y más aún llenar de “elementos armonizadores” sus interiores como cristales facetados, Budas, Ranitas, Monedas de la suerte, etc., etc. tranquilos, respetando las costumbre o creencias individuales debo advertir que el Feng Shui es mucho más que simplemente colocar o colgar este tipo de elementos, que para los Chinos si pueden tener sentido porque son parte de su cultura milenaria, pero es importante no generar una suerte de superstición en torno a elementos anexos y centrarnos más en la arquitectura. Ya en los tiempos de Confucio (siglo VI a.c.) el dio una dura batalla contra aquellos que se estaban desviando de los principios fundamentales del Feng Shui y estaban incorporando creencias y supersticiones que lo único que hacía era contaminarlo y como el tiempo es cíclico, al parecer hoy pasa algo similar. Muestra de lo anterior, es por ejemplo, que mis proyectos no son todos iguales o encasillados en un estilo determinado puesto que el Arquitecto debe ser capaz de interpretar y traducir en su diseño, los anhelos de sus clientes, reflejar sus gustos y costumbres, potenciar sus habilidades y mitigar las debilidades, generar espacios armónicos que promuevan la convivencia armónica del grupo familiar.

banner 1

Para consultas escríbenos:

cabecera logos